El 20 de febrero, la gobernación del Estado Vargas, anunció la afectación del hoyo 3 del Caraballeda Golf & Yacht Club. La aproximación a estos hechos permite constatar que esta amenaza pesaba sobre el club desde hace ya un tiempo, su materialización es atroz.

Una medida como esta es condenable desde todo punto de vista. Frente al repudio, los funcionarios gubernamentales, como es su costumbre, espetarán ¿cómo se puede estar en contra de la construcción de un centro educativo que albergará a 5.000 alumnos?, ¿cómo el respeto al derecho de propiedad del Club puede estar por encima del derecho de educación? Lo cierto es que nadie está en desacuerdo con que el Gobierno cumpla con su deber de proteger y garantizar el derecho a la educación de los niños varguenses.

De acuerdo a las cifras más recientes, años 2010-2011, del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) se reporta la existencia de 266 planteles educativos en el estado Vargas. Revisemos los datos proporcionados por la directiva de la Asociación de padres del estado Vargas (Asopadres) para tener una idea del estado del sistema educativo del litoral:

  • Existe un 62% de malnutrición en población escolar.
  • El 80% de la infraestructura escolar debe ser recuperada.
  • La Corporación Nacional de Alimentación Escolar (CNAE) presenta graves fallas, por lo que gran parte de los estudiantes no reciben los nutrientes necesarios, muchos se desmayan por la falta de alimentación.
  • Hay 32 planteles que están fuera del sistema de alimentación escolar del CNAE.
  • La inasistencia se encuentra entre 50 y 70% por la falta de comida y la crisis de transporte
  • Resaltan casos como:
    • La Escuela Jacinto Fombona Pachano, ubicada en Lucha, no ha sido concluida. En el terreno para la nueva sede solo hay cabillas y un montón de basura.
    • El I.E.E. Urimare no ha sido dotado y las cerámicas no se han colocado, 100 estudiantes con condiciones especiales y sus familias están a la espera.

La información proporcionada por el club que ha funcionado por 70 años, indica la disponibilidad de tres terrenos adyacentes que probablemente sean del Estado. Entonces ¿por qué poner en riesgo los puestos de trabajo de 20 personas y perjudicar a sus familias? ¿Por qué violar el derecho de propiedad del Club y afectar toda la inversión que sus accionistas han hecho para su mantenimiento?

Durante dos semanas se ha ilustrado la ineptitud gubernamental aludiendo a una parte de las obras que no se han concretado en esa entidad; se ha mencionado el estadio de béisbol de los Tiburones de La Guaira, la Universidad del Turismo, los hoteles Meliá y Sheraton.

La construcción de la Ciudad Educativa “José María España” para 5.000 estudiantes es una fantasía, un proyecto más de los tantos que con bombos y platillos se han anunciado, que en las actuales circunstancias resulta una bofetada para los ciudadanos varguenses. ¿Por qué en lugar de afectar el derecho de propiedad, dejando a los trabajadores del Club Caraballeda sin sustento para ellos y su familia, el ejecutivo nacional y la gobernación no se ocupan de resolver las graves denuncias de Asopradres?

Este artículo fue publicado en Pais de Propietarios, más información: http://bit.ly/TuPropiedadB45

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here